Reglamento para la mujer en Argentina (-o sólo en Buenos Aires, -o en América Latina, -o en el mundo)

Tenes que ser linda.
No, capaz linda no,
pero sí estar buena.
Y ser copada, buena onda,
tener muchos amigos
(aunque cuidado,
ya sabes lo que les pasa
a las que se juntan con los equivocados).

De noche no podes estar en la calle.
En el bondi-
en el remís sola.
Tenes que salir, eso sí.
No vayas a ser una amargada,
una aburrida, una virgen, una santa.

A la hora de tomar, controlate.
Hay lugares dónde las amigas no llegan.
Y hay amigas que no buscan.
O que ya no pueden buscar.

A la hora de bailar, se una diosa.
Tenes que moverte como las chicas de los vídeos.
Tenes que enamorar a los pibes.
Tenes que hacerte la difícil,
pero comértelo si te insiste.
(Pero no a demasiados, no vayas a ser una puta).
Tenes que alejarte sin decir nada si te la apoyan,
seguir caminando cuando te tocan el culo,
y te tiran del pelo para que te des vuelta y tirarte la boca,
mientras vos solo estás buscando el baño.

A la hora de volver
No confíes en nadie.
Ni en el Uber,
ni en el pibe que quiere llevarte a la casa
(la próxima vez,
no uses una pollera tan corta).

Tenes que evitar cruzar la mirada en la calle
con los autos dónde solo viajan hombres,
porque te van a guiñar el ojo,
te van a chiflar y gritas algo.
Vos tenes que no prestarles atención
seguir caminando sintiéndote sucia por dentro.
Aunque tengas que ser una belleza
en la calle tenes que ser fea.
Y alegrate cuando te roben el celular
porque podrían haberte robado otra cosa.

Si te enamoras
Tenes que aguantarlo si te grita,
dejarlo tomar, y salir con amigos,
tenes que hacerte la boluda
cuando te cuenten que hizo anoche
(tus amigas les tienes celos nomas).
Tenes que cuidar la casa,
a los nenes.
Tenes que darle a él todo,
porque él trae la plata a la casa
él trae la comida.
Y tenes que agradecer,
al menos no te pega.
(De más esta decir,
que tiene que ser hombre.
Si te gusta la empanada,
es porque no probaste un buen chorizo).

Y cuando te inviten
a la casa de alguien
tenes que ofrecer ayuda en la cocina con las ensaladas,
no al asador.
No podes hacerte un fernet,
ni jugar al fútbol.
Las mujeres están en la cocida, charlando.
Y no esperes que él se ofrezca a lavar los platos.
Él se encarga de arreglar el auto
(aunque vos no entendes de eso)

Pero en el colectivo te ceden el asiento
o te dejan subir antes,
así que tenes que sonreírles cuando lo hagan
hacer como no te das cuenta
si se te quedan mirando.
También, entras al boliche gratis,
o te cobran menos.

Y cando veas en las noticias
otra chica a la que están buscando
no tenes que sentir nada.
Más que, quizá,
agradecimiento de que no hayas sido vos.
Ni siquiera pienses en decirlo,
no te atrevas a pensar,
que si ella seguía las reglas,
entonces, ¿por qué la mataron?

Comentarios